Verrugas en el cuello, tórax y axilas

A medida que envejecemos, pueden salirnos dos especies de verrugas en el cuello, en el tórax o en otras partes del cuerpo, que no son causadas por el virus VPH.

Se conocen como acrocordones y queratosis seborreicas.

A pesar de que tienen un aspecto bien parecido con las verrugas comunes, en realidad, son pólipos o tumores benignos.

2 tipos de verrugas en el cuello, tórax y axilas

Verrugas en el cuello– Los Acrocordones

Los acrocordones son pequeñas proyecciones de la piel que en algunos casos pueden llegar a quedar colgados de la misma.

Normalmente crecen sin dolor, pueden tener otro color de piel o tonos más oscuros y en algunos casos pueden formar pequeños tallos.

Suelen aparecer en el cuello, las axilas, los párpados, el tórax, en las zonas genitales y en otros lugares donde haya pliegues o arrugas en la piel.

No se sabe exactamente por qué se desarrollan, pero generalmente están relacionados al envejecimiento, la obesidad y la diabetes.

De todas maneras, raramente se vuelven cancerosos.

Molestan bastante estéticamente y pueden causar dolor y sangrar por la fricción con pañuelos, collares, con la lámina de barbear o con un rasguño.

– Las Queratosis Seborreicas

A pesar de lo que su nombre indica, las queratosis seborreicas no tienen nada que ver con la oleosidad de la piel.

En general existe una predisposición genética a su aparición.

La lesión inicial puede ser una mancha de color castaño, que puede confundirse con una mancha solar, y que suele volverse áspera y oscura.

En ciertos casos, puede ser importante consultar a un dermatólogo, por su similitud con el cáncer de piel en etapas tempranas o con un melanoma.

Estas lesiones pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

Tanto los acrocordones como las queratosis seborreicas suelen ser benignos y pueden ser eliminadas con un simple tratamiento médico.

Los tratamientos más utilizados son: la crioterapia (nitrógeno líquido – aquel humo helado), eletrocoagulación (electrocauterización), láser, aplicación de ácido, ligadura y la escisión con tijeras quirúrgicas, dependiendo del caso.

Recuerda siempre que no es aconsejable tratar de eliminar estas lesiones con una lámina o tijeras.

También te recomiendo que veas:

> Un método natural que me ayudó a quitarme las verrugas y lunares.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *